¿Tengo pánico?
     
 
Quienes somos | ¿Tengo pánico?| Autoevaluación | Depresión | Estrés | ECOVIDA | Relajándose | Consejos | TERAPIA ONLINE | HONORARIOS
 
¿Tengo pánico?

   
 
Características del trastorno de pánico.
La crisis de pánico se caracteriza por la aparición brusca de:

1.- Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca.
2.- Sudoración.
3.- Temblores o sacudidas.
4.- Sensación de ahogo o falta de aliento.
5.- Sensación de atragantarse.
6.- Opresión o malestar torácico.
7.- Nauseas o molestias abdominales.
8.- Inestabilidad, mareo o desmayo.
9.- Sensación de que el mundo de alrededor ha cambiado o es irreal en algún sentido, o de que la persona se encuentra como separada de sí misma.
10.- Miedo a perder el control o volverse loco.
11.- Miedo a morir.
12.- Sensación de entumecimiento u hormigueo en diversas partes del cuerpo.
13.- Escalofríos o sofocaciones.

A pesar de que para hacer un diagnóstico de crisis de ansiedad suele ser suficiente un relativamente pequeño número de síntomas de las reducidas listas anteriores, en la práctica la variabilidad y diversidad de estos síntomas es mucho mayor, pudiendo afectar y alterar un gran número de sistemas corporales, lo que llega a confundir aún más a la persona que lo sufre.

La crisis suele comenzar de forma brusca, alcanzando su máxima intensidad a los diez minutos o menos. No necesariamente debe existir una situación amenazante o un desencadenante claro, pudiendo encontrarse la persona más o menos tranquila en los momentos previos o incluso dormida. Además de aparecer algunos de los síntomas corporales de los listados anteriores y que varían de persona a persona, este estado va acompañado de una intensa sensación de peligro, muerte inminente y la imperiosa necesidad de pedir ayuda o escapar.

En general las personas que sufren una crisis de angustia la describen como un miedo intenso, con sensación de estar a punto de morir o sufrir un infarto o "derrame" cerebral, o bien perder el control o "volverse loco".

Esta sensación, acompañada de los síntomas corporales que a veces son de gran intensidad, hacen que la persona tienda a escapar como sea de la situación o lugar donde se encuentra y a veces buscar ayuda médica de urgencia. Como la crisis llega a su pico máximo aproximadamente a los diez minutos, en caso de acudir a urgencias, cuando llegan al servicio los síntomas se han calmado mucho o han desaparecido, no encontrándose anomalías cuando son explorados.

De cualquier forma, no es infrecuente que a pesar de haberse reducido la intensidad de los síntomas la persona quede en un estado de abatimiento, cansancio o desgano que puede durar incluso durante horas hasta que se recupera.